Psicoterapia para adultos

A nuestras consultas no sólo acuden pacientes con trastornos mentales definidos, sino personas que sufren en respuesta a los avatares propios de la vida. Por eso, la relación entre  terapeuta y paciente es aquélla en la que el primero se relaciona con el segundo, la persona sufriente,  asumiendo la tarea de provocarle cambios que  le proporcionen herramientas para saber manejar su trayectoria vital sin sufrimiento y de manera autonóma.

Asimismo, el terapeuta debe ser experto conocedor de las técnicas psicoterapéuticas que han demostrado su eficacia y capaz de aplicarlas en beneficio del paciente. 

Porque cada persona es única, con su manera de percibir, sentir y reaccionar ante la vida y sus circunstancias, cada tratamiento es diseñado "a medida" integrando todos los métodos  y técnicas de psicoterapia que  puedan reconducirle,  lo antes posible,  hacia la recuperación del equilibrio en las esferas de su vida y la funcionalidad de forma autónoma.